El Camino Sencillo de Unión con Dios
El Camino Sencillo es fruto del fiat de una sencilla esposa y madre a la llamada de Cristo a ser Su alma víctima. Su director espiritual discernió la llamada y fundaron la comunidad Amor Crucificado. El Espíritu Santo los condujo a un nuevo entendimiento de ser alma víctima de amor y cómo vivirlo. Este libro guía a las almas a dar su fiat para ser UNO con Jesús y María. El remanente que responda será la "fuerza oculta" de Dios que traspasará las tinieblas de Satanás, levantará un sacerdocio transformado y santo y propiciará un Nuevo Pentecostés con el triunfo del Inmaculado Corazón de María para la Iglesia y el mundo.
SimplePathCover.jpg
SimplePathCoverSP.jpg

                    INGLÉS                                                                 ESPAÑOL 

El Camino Sencillo de Unión con Dios nos enseña a vivir la alegría que San Pablo encontró siendo «UNO” con la Víctima, Cristo crucificado. Es un camino de transformación en el amor íntimo con Dios.

Jesús nos dijo: "El mayor beneficio del Camino sencillo es guiar a las almas a lo profundo de sus propios corazones para encontrarme. Los obstáculos de un alma para llegar a Mí están en el corazón."

 

Las almas que leen este Camino Sencillo con corazones humildes y dóciles reciben:

  • La «sabiduría de la cruz» que es «locura» para el mundo, pero para todos los que reciben es el «poder de Dios» (1 Cor 1, 17-18)

  • Conocimiento de cómo «sufrir con Cristo» (Rom 8, 17) los padecimientos de sus vidas cotidianas para que sirvan como medio para crecer en una relación íntima con él.

  • Aprenden que el sufrimiento es una «perla preciosa» y el medio para entrar en el Sagrado Corazón de Jesús.

  • El don de conocerse a si mismo y así llegar al verdadero arrepentimiento del corazón.

  • La gracia de adentrarse en sus heridas y unirlas a las de Cristo para ser sanadas. ¡Descubren, en este proceso, que sus heridas son un gran tesoro y no una desventaja!

  • Descubren que ser víctima de amor es el camino hacia la verdadera libertad y felicidad, a medida que participan en la obra de redención.

  • Conocen como la maternidad espiritual es parte del plan de Dios para restaurar el sacerdocio.

  • Fe y esperanza al descubrir que las apariciones aprobadas de nuestra Santísima Madre y los escritos de los papas muestran el plan perfecto de Dios para vencer sobre las tinieblas de nuestros tiempos y salvarnos.