Oración de Espera en Silencio
Lourdes Pinto — 11 de septiembre, 2021

prayer-waiting.jpg
6 junio, 2020
Primer sábado de junio. Cenáculo de las MDC

Jesús pronunció estas palabras en mi corazón para todas las MDC:

Ha llegado el momento en que los principados de las tinieblas consumirán la tierra; El terrible día del Señor. Los demonios no tienen poder sobre ustedes y Mis seguidores. Mis madres (MDC) deben recordar que durante estos tiempos oscuros, sus oraciones, vividas con perfecta confianza en Mí. Tienen el poder de ayudar en la protección y salvación de muchas almas que de otro modo estarían destinadas al infierno. La batalla es feroz, pero pequeña Mía, tú sostienes la Espada del Espíritu. Sus corazones purificados, vaciados y formados como Mis víctimas de amor puro, uno con Mi Madre Dolorosa, son el poder de Dios para arrojar al infierno los principados de la muerte. Entréguense a la oración y al silencio siendo Mis guerreras preparando y salvando almas, porque el momento del juicio está sobre el mundo. No pierdan el tiempo con ninguna frivolidad porque la batalla decisiva ha comenzado. Oren, oren, oren, oren sin cesar, porque sus oraciones, como una con la de Mi Madre, tienen gran poder ante el trono de nuestro Padre. Él oye el grito de los pobres. 

 
María:

Pequeña Mía, soy yo, tu Madre. Mi deseo hoy, en este primer sábado de mes, es adorar a Mi Hijo con ustedes (en plural) en (ante) esta custodia. Representa la verdad de cómo se ganará esta gran batalla, y el Reino de Dios establecido en la tierra. La Sangre de Mi Hijo unida a la Mía y a la sangre pura de los mártires a través del poderoso impulso del Espíritu Santo se derramará sobre la tierra para traer una nueva creación. El Corazón de Mi Hijo (Eucaristía) está en el centro de la Cruz, el cáliz que representa Mi Corazón y cada alma que se une a Mi Inmaculado Corazón al pie de la Cruz se convierte en un sacrificio de amor con el Espíritu Santo al Padre. Este impulso del Amor Divino limpiará el sacerdocio de Dios y purificará la faz de la tierra. Permanezcan pequeñas, inocentes, puras, sencillas, recogidas, silenciosas y en oración continua conmigo. No tengan miedo porque estoy con ustedes. Oren conmigo por la salvación del mundo.
 
Oré: "¿De qué necesito vaciarme ahora?"
 
Sentí mi impaciencia, pero mi impaciencia proviene de mi deseo de querer que otros respondan con celo sabiendo el gran peligro en el que estamos ahora. Sin embargo, no responden, al menos a mis deseos y expectativas.
 
Necesito esperar por Cristo en ABBA con el Espíritu Santo y María. Una espera que es tremendamente dolorosa. La espera de ABBA representada en el cuadro de Rembrandt.
 
“Es muy difícil estar en casa y esperar. Es una espera con dolor por los que se han ido y una espera con esperanza para ofrecer perdón y nueva vida a los que volverán”. (El retorno del hijo pródigo, Henri Nouwen, p.132)
 
Esta espera nos vacía y al mismo tiempo nos consume. Una espera dolorosa que es una muerte lenta para uno mismo.
 
Esta espera requiere SILENCIO. Estoy llamada a vivir en el silencio de María. Es un silencio de vivir en unión con Dios. Un silencio que es una oración continua. Un silencio totalmente centrado, atento a cada momento, a cada persona y situación. Un silencio de contemplación y trabajo interior. La obra de vivir como el lino blanco de Cristo que absorbe su preciosa Sangre desechada por las almas.
 
Hablar por gusto o una actividad inútil pueden sacarnos de este silencio de unión.
 
En el Espíritu Santo Me posees a Mí y al Padre como Uno. El Espíritu ahora vive en ti y tú en Él. Son Uno. Esta dimensión divina es el SILENCIO.  Cuando entras en esta unión divina en el silencio, has de ocuparte de cultivarla; las palabras y actividades descuidadas pueden sacar al alma de esta divina dimensión del silencio. Camino #101
 
No pierdan el tiempo con ninguna frivolidad porque la batalla decisiva ha comenzado. 6/6/20
 
Este deseo de esperar en ABBA por medio de Jesús crucificado y Su larga espera en la Eucaristía es mi lucha por las almas. Es la participación más íntima del Amor Divino del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo por la humanidad. Es la perfección del martirio interno vivido únicamente por Amor.
 
“Aquí está el Dios en el que quiero creer: un Padre que, desde el principio de la creación, ha extendido sus brazos en misericordiosa bendición, nunca imponiéndose a nadie, sino siempre esperando; nunca dejando caer los brazos con desesperación, pero siempre esperando que sus hijos regresen para que él pueda hablarles palabras de amor y dejar que sus cansados ​​brazos descansen sobre sus hombros. Su único deseo es bendecir". (El regreso del hijo pródigo, Henri Nouwen, p.95)
 
Meditar en la pasión de Cristo nos lleva a encontrar el amor infinito de Dios en Su dolor en la espera.

Interiormente, vi a Jesús siendo azotado. Me acerqué a Él y me arrodillé frente a Él. Puse mis manos sobre Sus manos atadas. Su mirada traspasó mi ser. Luego dijo: "El amor lo soporta todo por el otro". 4/9/12
 
"Ama a tus enemigos, haz el bien a los que te odian, bendice a los que te maldicen, ora por los que te maltratan". Lucas 6, 27-28
 
Mi insistencia y empuje se detiene y acepto y vivo en mi impotencia abandonada en la eterna espera de Dios, confiando solo en Su bondad y misericordia.
 
La larga espera me pone cara a cara con mi impotencia, mi nada, y si mantengo mi mirada en Cristo, mi fe se fortalece por medio del conocimiento de su bondad, majestad y poder.

¡Perseveren en la obra de esperar con fe expectante!